#NutriciónyDeporte: Nutricosmética

Health & Sports Canarias | Entre los nuevos conceptos emergentes que van surgiendo en el mundo cada vez más tecnificado y afortunadamente impregnado de verdadera ciencia de la salud global, y siguiendo dicho espíritu globalizador que impera en estos tiempos, cabe destacar el concepto de Nutricosmética, el cual no siempre se define bien, o no de una forma completa que englobe los múltiples aspectos que presenta.

La intención de este artículo, es presentar apropiadamente este concepto, en torno al cual iremos publicando nuevos contenidos, con consejos y recomendaciones para que llevando una alimentación completa, variada y equilibrada, podamos conseguir también mejorar nuestro aspecto externo y potenciar nuestros cuidados estéticos.

La Nutricosmética continúa la tendencia actual de la medicina moderna conducente a la sinergia. Es decir, a combinar distintas disciplinas en aras de ofrecer una visión y tratamiento holístico de los problemas de salud. El todo es más que la suma de sus partes.

En el caso de la Nutricosmética, la idea no podía ser más simple y a la vez más acertada. Se dice que algo obvio es aquello que nadie había visto hasta que alguien lo explica con claridad. De este modo, la idea surgió al plantearse, que los diversos problemas dermatológicos y cosméticos, desde luego podían y debían tratarse desde fuera, de forma tópica, mediante cremas, geles, aparatajes y demás, pero que obviamente, la salud general, un cuerpo sano, actúa mejorando los problemas desde el interior, mediante la regeneración y reparación de los tejidos. Por lo tanto, ¿Por qué no unir los dos ámbitos para ofrecer una solución más eficaz, más rápida y más global? Otra forma de acercarnos al concepto sería pensar, si la crema que me estoy poniendo es rica en antioxidantes para reducir el efecto de los radicales libres, ¿Por qué no ingerir alimentos ricos en estos mismos antioxidantes y que actúen también desde dentro?

Por este motivo, el concepto de Nutricosmética presenta distintos aspectos.

  • El más disociado. El cual se trata de combinar productos y tratamientos puramente cosméticos, con sistemas puramente nutricionales. Aquí debemos destacar que las cremas y productos que nos damos desde fuera, poseen un efecto local, es decir, en la zona donde nos los ponemos y quizá en las áreas cercanas que puedan alcanzar por difusión, mientras que los alimentos que ingerimos, ya que sus nutrientes pasan al torrente sanguíneo, poseen un efecto sistémico.
  • El uso de ciertos productos que combinan una vertiente de uso como nutriente y otra como cosmético. Un ejemplo de esta clase de productos podría ser el Aceite de Argán, de avaladas propiedades nutricionales al usarlo en aliños de ensaladas o en métodos de cocinado y por otro lado de afamadas propiedades cosméticas especialmente en la mejora de la hidratación cutánea y la mejora de su aspecto y tersura.
  • El concepto más integrador. Complementos alimenticios en píldoras, sobres o pastillas que favorecen algún aspecto de nuestra belleza por los activos y nutrientes que contienen. Una forma de cuidarse vía oral que está en alza.

Los ingredientes que suelen incorporarse a estas “píldoras de belleza” que actúan desde el interior del organismo son de diversa naturaleza. Puede tratarse de nutrientes “per se”, oligoelementos, extractos de plantas, vitaminas, aceites, biomoléculas… y por supuesto, combinaciones de los mismos.

Estos productos se trata de complementos nutricionales, no de medicamentos, si bien su eficacia ha sido probada y descansa sobre sólidas investigaciones científicas (al menos en la mayoría de los casos, siempre hay algún “producto milagro” que se salta los filtros), diferenciándose únicamente de los medicamentos en su composición a base de principios mayoritariamente naturales y con características de nutrientes*. Ya hay en el mercado varios productos que tenemos asimilados en nuestra vida cotidiana como pueden ser las cápsulas preparadoras para el bronceado, o los complementos alimenticios para las uñas o el cabello cuando los tenemos debilitados. Aunque se venden principalmente en farmacias y parafarmacias, muchas marcas cosméticas tradicionales y profesionales también las comercializan.

Por descontado, a este campo también ha llegado el marketing y a fin de hacerlos aún más deseables y apetitosos para el consumidor ya se comercializan una amplia gama de productos en muy diversos sabores y formatos, no sólo los más tradicionales (pastillas, cápsulas, sobres…) si no que también podemos encontrar ya perlas de aceites, batidos, yogures, infusiones enriquecidas… También cada día crecen los campos de aplicación y las patologías a cuyo tratamiento se puede ayudar con este emergente y prometedor sistema holístico, manchas solares, problemas capilares, hidratación, firmeza, purificación de la piel…

  • Los nutrientes son aquellos componentes de los alimentos que tienen una función energética, estructural o reguladora. En ellos encontramos distintos grupos: Hidratos de carbono (energéticos y estructurales). Lípidos (energéticos y estructurales). Proteínas (estructurales). Vitaminas y minerales (reguladora). Agua.

MAS INFORMACIÓN EN Health & Sport Canarias.

Telf: 609828469

También te puede interesar