Iris Díaz: “Los ojos de Triste Doll son los ojos perdidos de una generación que habla a través de ella”

@modacanaria | El acento canario engancha. Eso es lo que me pasó con la serie El Comisario, donde Iris Díaz daba vida a Vanessa Santana, un papel (una policía canaria recién llegada a Madrid) que logró que siguiera la serie y la trayectoria de esta joven grancanaria que fue a Madrid, como muchos, para conseguir un sueño. Cuando Iris me contó que en la actualidad compagina su pasión de la interpretación con el diseño me asombré. No sólo porque es una actriz maravillosa sino porque es capaz de crear unos bolsos cargados de sentimiento bajo la marca Triste Doll.

triste doll

Moda Canaria.- ¿Qué tiene la capital que tanto atrae a los canarios? ¿Oportunidades quizás?

Iris Díaz.-En mi caso, cuando en el 2002 decidí hacer la maleta, Madrid me ofrecía algo que por aquel entonces Gran Canaria no podía darme. La oportunidad de poder desarrollar mi carrera como actriz. Han pasado 10 años y sigo confiando en que llegue el momento de vivir a caballo entre la capital y mi tierra. En Madrid está mi casa, aquí crezco profesionalmente, aunque mi corazón estará siempre ligado a Vegueta; el barrio donde me crié o a nuestras playas.  Todavía me emociono cuando bajo del avión y me viene el olor a Mar.

MC.- ¿Cómo fueron tus comienzos en la capital? ¿Tuviste la morriña habitual de aquellos que hemos pasado mucho tiempo fuera de las islas?

ID.-Puf! Sí que fue difícil. Hubo muchas cosas nuevas a las que tuve que adaptarme. (Aún sigo sin llevar muy bien el frío…)

La morriña todavía la siento ahora. Hay domingos en los que me encantaría tomar café con mi familia o ir a comer a casa de mis abuelos. Pero en fin… es el precio que se paga al luchar por tu sueño.

iris diaz triste doll

MC.- Te hemos visto en series como El Comisario y Hospital Central, entre otras, en películas y haciendo teatro, incluso tuviste una compañía propia. ¿Qué te gusta más?

ID.- Cuando entré en el Comisario (fue mi primera experiencia en televisión) me enamoré perdidamente del formato. La tele es rápida, te hace sentir muy viva. A diferencia del teatro, vas conociendo a tu personaje con cada guión que te llega, y eso te mantiene muy despierta en el proceso creativo.

El teatro, para mi es la base de todo. Todavía me da un vuelco al corazón en el momento que entra el público y solo quedan 5 minutos para empezar. Ese chute de adrenalina no lo cambio por nada del mundo.

Cada medio tiene su particularidad. No me quedo con ninguno en concreto porque todos me aportan algo muy distinto.

La experiencia de tener mi propia compañía son términos mayores. Mucho trabajo… Casi siempre en labores que no  tenían que ver con la interpretación. Aprendí muchísimo de llevar La Trasera durante 5 años. Tuvimos que cerrarla porque se hizo insostenible logísticamente. Ese 21% de IVA que no nos deja respirar a los que empezamos. En fin…

iris diaz triste doll

MC.- De meterte en el papel de personajes de ficción a dar vida a Triste Doll. ¿Siempre has sido tan polifacética?

ID.- Al final todo se resume en lo mismo. Tener una idea y darle vida. Nunca pensé que acabaría en el mundo de la moda. Siempre me gustó dibujar. Fue algo que desde muy pequeña me interesó.

triste doll

MC.- La mayoría de las marcas tienen detrás una filosofía cargada de optimismo, sin embargo Triste Doll pone color a un mundo de tristeza. ¿Por qué esos mensajes?

ID.- ¡Esa es la pregunta del millón! Triste Doll, nació de un momento en mi vida en el que me sentía muy apagada y tenía la necesidad de seguir sintiéndome creativa. Un día, simplemente me deje llevar por esa emoción. Para mí la tristeza no fue más que un periodo para reinventarme.  Luego, me di cuenta de que eso que yo sentía era algo muy latente en mi generación. Jóvenes sobradamente preparados, sin oficio ni beneficio, viviendo aún con sus padres y desarrollando trabajos en los que nunca se imaginaron. Con Triste Doll, quiero dar voz a todos nosotros. A esas charlas con amigos tristes en las que “tranquilo todo va a salir bien” se convertía en rutina.

Mi mensaje para nada va cargado de connotaciones negativas. Todo lo contrario. ¿Estás triste? Asúmelo. Sólo aceptando en qué punto estás puedes cambiar el rumbo de las cosas.  A mí, al menos, me ha funcionado de maravilla.

MC.-  ¡Y tanto! ¿Cuáles crees que son las claves del éxito de Triste Doll?

ID.- La verdad es que creo que a la gente le llega la sinceridad que he puesto en el proyecto. Todo ha surgido casi por arte de magia. He escuchado mucho. Me escriben en el blog testimonios realmente sobrecogedores.  Alguien publicó un post no hace mucho que tituló “yo también soy una Triste Doll”. Y creo que esa es la base. El mensaje llega y los ojos de Triste Doll al final son los ojos perdidos de una generación que habla a través de ella.

MC.- Además de bolsos, ¿qué te gustaría diseñar?

ID.- Todavía son  muy cauta con la evolución de la marca. En mi cabeza revolotean cada día muchas ideas. Ahora estamos trabajando con el diseño de camisetas y con un proyecto de sostenibilidad haciendo entre otras cosas alforjas para bicicletas. Triste Doll apuesta por un estilo de vida ecológico, utilizamos muchos materiales reciclados. Y ese es el camino que estamos empezando a trazar.

triste doll

MC.- ¿Cómo ves el futuro, tanto en tu carrera de actriz como en tu faceta de diseñadora?

ID.- La verdad, es que no lo pienso demasiado. Prefiero que las cosas simplemente sucedan. Me encantaría compaginar ambas cosas durante muchos años más, pero ahora estoy aquí y no sé dónde acabará todo esto. Estoy muy feliz con mi día a día, trabajo mucho y ahora mismo eso me es suficiente.

tristedoll

También te puede interesar