Givenchy Beauty, alta costura de la belleza

@modacanaria | De vestir a iconos de estilo como Audrey Hepburno Jacqueline Kenedy, entre otras, y convertirse en una de las casas de moda más importantes del mundo, a colocarse en el tocador de más mujeres en todo el mundo. Givenchy es sinónimo de moda y de diseño, pero también se ha convertido en una de las firmas más importantes en belleza debido a la calidad y a los resultados de sus productos.

Todo empezó en 1957 cuando Hubert de Givenchy creó su primer perfume, exclusivo para Audrey Hepburn y que comercializó al par de meses con su imagen. Al poco tiempo, la línea de cosmética fue creciendo, hasta tal punto que actualmente cuenta con una gran gama y lanzamientos de colecciones cada año. Ha contado con rostros como Irina Shayk, Naomi Campbell, Kendall Jenner, Liv Tyler, Alicia Keys, Amanda Seyfried, Daga Ziober, Simon Baker… para promocionar tanto su maquillaje como fragancias.

Hace unos días tuve la oportunidad de formar parte de un taller de belleza en el El Corte Inglésen que la firma nos “desnudó” (facialmente hablando) y pudimos probar tanto su línea de tratamiento como de maquillaje. De la mano de José Luis y Leonor, Givenchy Makeup Artists, conocimos toda la gama de productos y nos dio consejos personalizados para sacarnos el máximo partido a la hora de maquillarnos. 

 

Línea de tratamiento

Durante el taller teníamos todos los productos a nuestra disposición y en función de nuestra piel nos iban orientando sobre los mejores productos. En mi caso, utilicé la leche desmaquillante Clean it All, el desmaquillante Clean To Be True y posteriormente aplicamos la crema hidratante antiedad L’Intemporel Blossom y el contorno de ojos Hydra Sparkling.

En esta primera toma de contacto con la línea de tratamiento, me sorprendió que Givenchy contara con tantos productos en varias líneas adecuadas para todas las edades, todas ellas formuladas con ingredientes de máxima calidad, una textura que se absorbe enseguida, nada grasienta sino más bien fluida, que penetra muy bien en la piel y deja un resultado luminoso y un aspecto descansado (entiendo que estos primeros efectos serán mayores cuanto más tiempo utilice estos productos) y por supuesto la frescura de los aromas, nada pesados y muy ligeros. Estos dos aspectos son los que tengo más en cuenta a la hora de decantarme por un tratamiento de una marca frente a otras, y Givenchy es sobresaliente en ambos.

Maquillaje

Una vez que teníamos el rostro bien limpio, empezamos con el maquillaje, en el que no sólo descubrimos sus productos sino también la mejor manera de aplicarlos. La base de maquillaje Matissime Velvet (tono elegant beige) me gustó porque es muy ligera y con muy poco producto llegas a cubrir todo el rostro. A medida que vas aplicando capas consigues una mayor cobertura, pero sin embargo esto no implica mayor sensación de pesadez.

También aplicamos el corrector de ojeras, en formato pincel, que aplica la cantidad justa para cubrir esa zona del rostro. Para sellar, sus famosos polvos sueltos Prisme Libre, que son todo un espectáculo visual tanto por el packaging como el resultado una vez aplicado y para finalizar con el rostro el polvo bronceador Poudre Bonne Mine.

En los ojos nos dieron una sombra en crema para igualar el color del párpado y posteriormente aplicamos el Prisme Quatuor Gyvenchy, cuarteto de sombras que hay en muchos colores y yo escogí los tonos tierra. Para las pestañas, me sorprendió gratamente la base máscara Perfecto, que aumenta el volumen al instante y multiplica el efecto de la máscara posterior que aplicamos. Por último, en los labios, escogí un rojo mate de la firma.

Todo un descubrimiento gracias al taller de belleza. Una nueva firma, antes desconocida, en el que me conquistaron varios productos (de hecho fui a comprarlos al día siguiente: la base, los polvos de sol y la base de máscara de pestañas), además de una línea de tratamiento que no dudaré en seguir probando a medida que vaya reponiendo los productos. Otro aspecto de la marca que me llamó la atención fue el precio, sinceramente creía que era una marca “cara” y, aunque hay tratamientos como la gama Noir que es más premium, el resto de productos entran en la media de precios de otros stands de El Corte Inglés. Bienvenido a mi vida, Givenchy.

También te puede interesar

Deja un comentario