Fin de semana de lujo y mimos

@mariapuntocom | Hace unas semanas llegó a mi bandeja de correo electrónico un mensaje muy especial por parte de Hotel Sandos San Blas Reserva Ambiental, Magek Spa y Restaurante Placeres: me invitaban a conocerlos. El e-mail lo dejaba todo a la imaginación: “dos mudas de ropa deportiva y bañador. El resto corre de nuestra cuenta”, y la sorpresa no defraudó…

Acompañada de un grupo de periodistas y bloggers (Verónica Martín de Canarias Gráfica, Cristina Hernández de Másquetendencias, Katherine Rodríguez y una servidora), el Hotel Sandos Sanblas nos recibió  con una jornada repleta de actividades: un recorrido por la historia de su paraje natural, escalada, kayak y, para recuperarnos de todo el esfuerzo realizado previamente, una sesión de tonificación.

Hablar del Hotel Sandos San Blas Reserva Ambiental es sinónimo de respeto por los valores naturales, socioculturales y medioambientales de la zona de Los Abrigos. Construido en un paraje natural, en consonancia con el entorno, el Hotel es único en la isla. Ofrece unas instalaciones y un servicio de lujo vinculado al paisaje de la zona que lo ha convertido en patrimonio natural y cultural del Sur.

Todas las  actividades del hotel están en consonancia al paraje natural que lo rodea, como es el caso de la escalada en un rocódromo o una vuelta kayak en un lago artificial navegable.

Además de estas actividades, en consonancia con el ambiente natural que se respira en el Hotel San Blas, asistimos a una sesión de tonificación  gracias a nuestro personal trainer particular José Delgado, que nos puso en forma en menos de una hora y media!!!

Para poner broche final a este día, a escasos minutos del Hotel San Blas, en pleno corazón de Los Abrigos, disfrutamos de una velada cerca del mar en la terraza del Restaurante Placeres. Probamos el menú degustación, con unos platos muy variados que destacan por su presentación y la armonía de sabores y texturas que no defraudan al paladar. Todos ellos maridados con una selección de diferentes vinos que hicieron de la cena una experiencia gastronómica bastante completa. Además, tuvimos la oportunidad de charlar con Pablo Patrón, propietario de Placeres, que nos contó más detalles del restaurante y de su inspiración culinaria.

Presa Ibérica, miel de Palma, rústico de papa y cebolla caramelizada, uno de los platos que degustamos en Restaurante Placeres
Presa Ibérica, miel de Palma, rústico de papa y cebolla caramelizada, uno de los platos que degustamos en Restaurante Placeres

Y al día siguiente… ¡sesión de spa y tratamientos gracias a Magek Spa! Este centro de spa y estética, situado en las instalaciones del Hotel, ofrece a sus clientes servicios de spa, sauna, tratamientos de belleza, masajes, peluquería… ¡Todo lo necesario para estar guapas por dentro y por fuera!

El spa está pensado para, como máximo, cuatro personas. De esta manera, se garantiza la sensación de intimidad, bienestar y relajación.

Cristina y Verónica probaron la rosa terapia, un tratamiento especial para la mujer que ayuda a desbloquear nudos emocionales al tiempo que se beneficia a nivel estético de un lifting facial con masaje específico de cuarzos rosas. A Katherine y a mí nos aplicaron un tratamiento innovador de regeneración celular: Nutri Ox, que les explico aquí. ¡Nos dejó como nuevas!

Lo malo de este tipo de experiencias es que la vuelta a la realidad se hace más dura… ¿Los culpables? Todos aquellos que nos trataron y nos hicieron sentir como reinas, al igual que hacen con cualquier persona que visite estas magníficas instalaciones y disfrute de sus servicios. Por eso, me gustaría agradecer el trato recibido por todo el personal del Hotel Sandos San Blas; a los camareros y, cómo no, a Pablo del Restaurante Placeres; a las masajistas y expertas en belleza de Magek Spa y a Miriam Ferrera y Omar Boye por inmortalizar nuestros momentos de lujo y mimos.

Más posts sobre esta experiencia:

También te puede interesar