Entrenando la mente

pelota

Rubén Delgado | Si tuviera que resaltar una característica de las personas que practican deporte habitualmente, esa sería la vitalidad. Y es que la actividad física, sea la que sea, ayuda no sólo a mantenernos en forma, sino también a mejorar las relaciones con otras personas. Valores como el compañerismo, el respeto, el sacrificio, etc se acrecientan en los deportistas, pero ya no sólo en el ámbito de la competición sino en la vida cotidiana. El no desprestigiar el esfuerzo de un rival para resaltar el nuestro, el saber encajar una derrota con la entereza y el respeto adecuado, y sobre todo la humildad son aspectos que nos pueden llegar a identificar como personas dignas y correctas en cualquier entorno en el que nos movamos.

pelota

Aunque ya hemos hablado en entradas anteriores sobre este asunto, una persona activa físicamente, con objetivos e ilusión, contagia a todo el que esté a su alrededor, le facilita mucho las relaciones y supera cualquier adversidad con mayor entereza que cualquier otro ser. Y es que sin lugar a dudas, al menos en mi caso, prefiero rodearme de gente optimista, positiva, alegre y también realista, que de personas viciadas, que lo único que transmiten es negativismo y malas vibraciones.

Por último, quiero aclarar que como todo en la vida, esto no siempre se llega a cumplir, porque eso que se dice de “cuerpo sano, mente sana” no es aplicable para todo el mundo.

También te puede interesar