5 cosas que debemos aprender de nuestros abuelos

@modacanaria | Que nuestros abuelos son verdaderos tesoros de experiencias y cariño eso ya lo sabemos. Si eres uno de los afortunados de tenerlos contigo, ¿qué son aquellas cosas que deberías aprender de ellos?

1)     Cuando nuestros abuelos eran jóvenes lo más light o bajo en grasa que conocían eran las frutas y las verduras. No había un Mc Donalds en cada esquina pero sí una finca o una platanera. Los Mercadona de hoy eran antiguas ventitas de barrio donde conocías el origen de todos los alimentos. Tampoco existía la Thermomix: todo se hacía a fuego lento y así sabían mejor los platos. El Cola Cao de antes se llamaba “gofio”. La leche, recién ordeñada de la vaca. Como ves, con el paso de los años, la alimentación y sus pautas han cambiado. Debemos recuperar la dieta de los abuelos y consumir más potajes y guisos, frutas, verduras, pan, frente a la comida preparada y otros tipo de productos envasados.

2)     Quizás por la difícil etapa que les tocó vivir, nuestros abuelos han aprendido a administrar muy bien su dinero y a ahorrar “por lo que pueda pasar”. Ellos nos ven como la generación que no ha sabido sacrificarse, la que se nos ha dado todo a cambio de nada. Solemos comprar a diestro y siniestro cosas innecesarias, ¿por qué no aprendemos a gastar?

3)     Nuestros abuelos ya practicaban una serie de hábitos “verdes” de los que debemos tomar nota: aprovechar el agua, elaborar nuestro propio abono con los restos de la comida, sembrar nuestras propias semillas, secar la ropa al aire libre (en vez de en la secadora), etc.

4)     Uno de los reproches que más escuchamos de boca de los mayores es que los jóvenes no tenemos educación. La ausencia de normas y de jerarquías han provocado que algunos jóvenes  seamos tachados de irresponsables y maleducados a la hora de no ceder el asiento a una persona mayor o eliminar la palabra “gracias” de nuestro vocabulario. Hace algunos años existía un manual de urbanidad que quizás sea el momento de rescatar y así practicar la buena educación. No olvidemos que los buenos modales dice mucho de nosotros y es fundamental para generar bienestar a nuestro alrededor. ¿Los practicamos?

5)     Son los detalles más sencillos los que hacen sonreír a nuestros abuelos, como los juegos que fomentaban la interacción y las amistades como la cuerda, los juegos de mesa, el tejo, el escondite….; los pequeños ratos con la familia y con los amigos y siempre dedicarles una sonrisa. Porque sonreír con frecuencia es beneficioso para nuestra salud y nuestro ánimo.

¿Qué otras cosas se te ocurren que debemos aprender de nuestros abuelos?

También te puede interesar